[company_name_branding] cartel en neón

Cómo crear un cartel de neón

Para fabricar un cartel de neón, el artista calienta largos tubos de vidrio para que sea maleable y pueda generar las formas necesarias. Esta operación se realiza por partes, ya que sólo se dispone de un minuto como mucho antes de que el vidrio se enfríe, se endurezca y, por tanto, se rompa. Con el tubo, se pueden realizar infinidad de letras, formas o dibujos. Las partes que no han de brillar, al final se taparán con pintura negra.


Pero no todos los tubos de vidrio son transparentes. Algunos de ellos pueden estar coloreados en su interior con polvo de fósforo. La mezcla de fósforo y los gases hará que la luz sea de diferente color.


Antes de terminar el modelado, se instalan los electrodos a cada parte final del tubo. Estas piezas son las encargadas de cargar eléctricamente el gas del interior para que emita radiación en forma de luz. Una vez instalados, se dan los últimos retoques a las formas y se llena el tubo con el gas adecuado.


El gas neón produce una luz roja intensa. El argón, morada. Helio y Kriptón se ionizan en amarillos pálidos. Y el Xenón y el dióxido de carbono en blanco. Con la mezcla de otros gases y productos químicos, se pueden crear una infinidad de colores.


Una vez que está todo listo, lo último es montar todo sobre la estructura, amarrando los tubos con hilos de acero para fijarlos. Y ya podemos encender nuestro nuevo cartel de neón.

0 0
Feed